Consejos prácticos

 

Si nos permiten, les presentamos unos consejos. No con el propósito de enseñar a nadie. Sin duda, aquéllos que leéis este texto, tenéis sobrada experiencia para darlo por sabido. Pero no está de más dar una serie de pautas, válidas especialmente para aquellos nuevos clientes que empiezan a trabajar la flor cortada –quizá acaban de abrir su negocio–.

Una vez recibidas las cajas con el pedido, basta dedicar unos minutos para asegurar que la flor estará en las mejores condiciones y tendrá así una mayor duración.

Tendremos en cuenta los siguientes pasos:

1) Abrir las cajas, comprobar cantidades y calidades;

2) Abrir los paquetes de flor, retirar los cartones (rosas, p.ej.), retirar las bolsas en aquella flor que las llevara;

3) Recortar los tallos, con un corte en bisel;

4) Eliminar las hojas inferiores y aquellas estropeadas;

5) Meter en cubos limpios con agua limpia y conservante para flores;

6) Guardar los cubos en cámaras o, en su defecto, situar en un lugar fresco de la tienda.

Y, para concluir, unos breves consejos que pueden transmitirse al consumidor final, para que los tenga en cuenta cuando llegue a casa, los siguientes:

1) Recortar los tallos (corte en bisel) y limpiar el exceso de hojas en la parte inferior de los tallos, para evitar que estén en contacto con el agua;

2) Entregarle un sobrecito de agua con conservante para flores;

Y ¡a disfrutar de un hermoso ramo de flores!

 

2 comentarios en “Consejos prácticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *