Cómo prolongar la vida de la flor cortada

 

La vida útil de la flor cortada puede definirse como el tiempo que la flor conserva sus cualidades decorativas y finaliza cuando aparecen síntomas claros de envejecimiento. En flor cortada, interesa retrasar estos procesos de envejecimiento para incrementar su vida en florero.

Es de vital importancia colocar las flores en agua lo antes posible después del corte y a baja temperatura, ya que ambos factores ayudarán a prolongar la longevidad de la flor. Además, el proceso de envejecimiento podrá retrasarse con disoluciones conservantes apropiadas. Existen otros muchos factores que todos los componentes de la cadena, cultivadores, mayoristas, floristas y consumidores, han de tener en cuenta para conseguir la máxima duración de la flor.

 

¿Qué puede hacer el florista?

El papel del florista es fundamental para retrasar el envejecimiento de la flor, ya que de su correcta manipulación dependerá su vida en florero.

En este sentido, una vez lleguen las flores al establecimiento del florista se deberá cortar unos centímetros la parte inferior de los tallos, con un cuchillo afilado o una tijera apropiada, haciendo un corte en bisel (ver Figura 1). Se deberá tener cuidado de no aplastar el tallo, por lo que el cuchillo o las tijeras deberán de estar bien afilados, con el fin de realizar un corte limpio y eliminar la parte más baja de los tallos que es en la que primero ocurren los problemas de taponamiento debido al crecimiento de microorganismos u otros problemas fisiológicos y así permitir la absorción de agua necesaria para evitar que hojas y flores se marchiten.

 

FIGURA 1: Corte en bisel o diagonal de la parte basal del tallo para eliminar posibles taponamientos y restablecer la absorción de agua y su transporte hacia las hojas y la flor.

 

A continuación las flores se deberán colocar en agua, a la que se añadirá conservante para flores y se colocarán en la cámara frigorífica a 0-2 ºC (ver NOTA* más adelante, en la que indicamos unas recomendaciones en cuanto a la temperatura que consideramos óptima para conservar gran parte de flores y verdes, fruto de la experiencia de Flores El Calé), o a una temperatura lo más baja posible si no se dispone de cámara, hasta que se confeccione el ramo o arreglo floral.

 

 

Es importante también señalar que hay que cambiar el agua de las disoluciones conservantes en las que se mantienen las flores de forma periódica, al menos una vez a la semana (o según las recomendaciones del fabricante), porque con su reutilización van perdiendo efectividad.

Asimismo, es fundamental mantener las condiciones de limpieza de la cámara, para evitar el crecimiento de hongos y otros microorganismos que puedan contaminar las paredes, suelo, estanterías, mesas, etc. Para la limpieza de las cámaras se puede usar regularmente lejía y para limpiezas más exhaustivas productos especializados disponibles en el mercado para esta finalidad.

En el momento de confección de los ramos o arreglos florales se volverán a cortar los tallos, a la longitud deseada, también en este caso realizando un corte en bisel.

El florista deberá proporcionar al comprador del ramo un sobrecito con conservante que tendrá que poner en el agua del florero, e indicarle cómo ha de disolverla en el agua antes de introducir las flores. Existen en el mercado una gran variedad de este tipo de conservantes, para ser utilizadas con unas especies en particular o en general con todas las flores cortadas. En este artículo no pretendemos recomendar ninguna de ellas, porque nuestro objetivo no es hacer publicidad, sino que sean los floristas los que las prueben y decidan cual es la más adecuada según su precio y efecto.

Por otra parte, si lo que prepara el florista es un arreglo floral con las flores pinchadas en la esponja, ésta también se puede impregnar con disolución conservante, de manera que los tallos de las flores tengan agua que poder absorber y que ésta contenga además disolución conservante.

 

 

NOTA*: A pesar que líneas atrás, en este texto, se habla de poner las flores en cámara a temperatura de 0 a 2ºC (estos valores son fruto de la experiencia del equipo de María Serrano, la investigadora que nos ha facilitado la mayor parte de la información aquí reunida), desde Flores El Calé aconsejamos a nuestros clientes una temperatura de la cámara entre 5 y 6ºC, temperatura que funciona bien para gran parte de flores y verdes y permite que especies con distintas necesidades de frío puedan conservarse en una misma cámara. No debéis olvidar que hay productos más delicados, los cuales es conveniente conservar dentro de cajas de cartón; sería el caso de Cymbidium, Vanda, Philodendron, Aralia, Monstera, etc. que no deben bajar de la citada temperatura. Y hay otros más delicados aún, a los que no les gusta mucho la cámara porque no toleran el frío; aquí tenemos a Phalaenopsis, Anthurium, tropicales, etc.

 

Consejos para el consumidor

Una vez que el consumidor ha comprado las flores cortadas deberá colocarlas en el florero en agua con la disolución conservante y al cabo de unos días volver a cortar unos centímetros de la parte basal de los tallos, como se ha indicado anteriormente y dejar de nuevo las flores en el florero. Normalmente las disoluciones conservantes están diseñadas para que mantengan su efectividad durante todo el tiempo de vida útil de la flor cortada (10-15 días en el caso de claveles), por lo que no será necesario cambiar la disolución conservante.

 

Por tanto, para mantener la calidad de la flor cortada es fundamental que todos los procesos implicados se realicen correctamente, desde su cultivo y corte en el campo o invernadero, su transporte hasta el florista, su confección y venta y su disposición final en casa del comprador. Es evidente que todo esto supone un poco más de inversión de todos los implicados, pero que repercutirá en beneficios para agricultores, comercializadores y floristas, ya que así la flor cortada tendrá una longevidad mayor,  el consumidor quedará satisfecho y aumentarán las probabilidades de que vuelva a comprar flores y se convierta en un “consumidor habitual” de este tipo de producto.

 

Para aquellos interesados en conocer más detalles sobre las causas que influyen en el envejecimiento de la flor cortada y cómo los distintos miembros de la cadena de valor trabajan con el objetivo de prolongar la vida de la misma, les invitamos a leer las siguientes líneas.

 

 

¿Por qué envejece la flor?

La marchitez o envejecimiento de la flor cortada determina el tiempo que la flor conserva sus cualidades decorativas, es lo que comúnmente se denomina vida útil o vida en florero.

Es un proceso controlado genéticamente, regulado por hormonas vegetales y que también se ve afectado por los factores ambientales existentes durante el cultivo de la flor y después de su corte o recolección, por lo que existen diferencias importantes entre especies (incluso entre cultivares o variedades de una misma especie) en este proceso de envejecimiento.

Todas las hormonas vegetales tienen un papel en el envejecimiento, unas lo retrasan y otras lo estimulan; el etileno es la hormona más implicada en el mismo. En general, todas las flores son más o menos sensibles al etileno presente en el ambiente, el cual acelera su marchitez o envejecimiento.

Asociado al proceso de envejecimiento se pone de manifiesto la deshidratación de pétalos y hojas. La flor y las hojas pierden más agua por transpiración que la que les llega por el tallo a través del xilema, debido a la obstrucción de los conductos del mismo. El principal factor que causa esta obstrucción es el crecimiento de microorganismos en el agua en la que se encuentran las flores y en los tejidos del tallo, aunque también contribuyen otros procesos fisiológicos producidos tras el corte (Figura 2).

 

FIGURA 2: Imágenes al microscopio de la sección transversal (1 y 3) y longitudinal (2 y 4) del tallo de gerberas recién recolectadas (1 y 2) y después de 2 días de estar en agua a 20 ºC (3 y 4). Imagen tomada de Liu et al. (2009)

 

Además, el envejecimiento de la flor cortada se ve afectado por las condiciones ambientales que existen durante el cultivo. Así por ejemplo, en claveles recolectados entre octubre y diciembre el tamaño de la flor aumenta y el grosor y consistencia de los tallos también, y la vida útil va aumentando al disminuir la temperatura durante la época del desarrollo de la flor. Por el contrario, de marzo a junio la longevidad es cada vez menor, debido a un aumento en la tasa de producción de etileno al aumentar la temperatura. Asimismo, la presencia de plagas y enfermedades también disminuye la longevidad de las flores después de la recolección.

 

¿Qué debe hacer el cultivador?

Para conseguir la máxima vida útil de las flores cortadas se puede incidir en los siguientes aspectos: Seleccionar cultivares o variedades con características genéticas que determinen una mayor vida en florero de la flor; Realizar unas prácticas de cultivo adecuadas para que las flores crezcan en condiciones óptimas y libres de plagas y enfermedades; Realizar unas prácticas de recolección y de conservación adecuadas; Y emplear disoluciones conservantes.

 

Recolección y conservación

Las prácticas de recolección y de manipulación posterior afectan considerablemente a la vida útil de la flor. Es fundamental poner las flores en agua lo antes posible después de la recolección y mantenerlas durante el proceso de manipulación, conservación y transporte a baja temperatura.

Este efecto es general para todas las flores cortadas y en él influye además la temperatura; en general, a más temperatura menos duración de la flor.

Para conseguir la máxima longevidad de las flores cortadas se deben poner en agua lo antes posible y además a una temperatura lo más próxima a 0 ºC, y si se almacenan en seco será fundamental entonces que la temperatura de conservación sea muy baja.

 

Uso de conservante para flores

Normalmente, las disoluciones conservantes contienen un agente microbicida, compuestos tampón para bajar el pH y una fuente nutritiva, que suele ser sacarosa.

Para la mayoría de las flores, los mejores resultados se obtienen con la incorporación a la disolución conservante de compuestos que inhiben la acción del etileno, hormona responsable del envejecimiento de muchas flores y de los procesos de caída de pétalos y hojas.

La incorporación a las disoluciones conservantes de compuestos que inhiban la acción del etileno es fundamental para mantener la longevidad de las flores cortadas, ya que en muchas de ellas es el etileno la hormona responsable de su envejecimiento.

Además de las utilizadas por cultivadores y mayoristas, existen en el mercado soluciones conservantes que contienen todo lo necesario para prolongar la vida de la flor cortada en la floristería y otras para ser utilizadas posteriormente, en casa del consumidor final, para lograr la máxima duración de la flor.

 

Habréis podido ver que hay muchos procesos que escapan al florista; quedan en manos de productores y mayoristas. Por eso es importante elegir proveedores de confianza, buenos profesionales que dan el mejor tratamiento a flores y verdes de corte. Y, más tarde, el florista y el consumidor final han de poner su granito de arena para conseguir entre todos la mayor duración de la flor.

 

Nuestro agradecimiento a María Serrano por la información facilitada para la realización de este artículo.

María Serrano. Departamento de Biología Aplicada. Escuela Politécnica Superior (Universidad Miguel Hernández). Ctra. Beniel, km 3,2. 03312. Orihuela (Alicante)

e-mail: m.serrano@umh.es

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

5 comentarios en “Cómo prolongar la vida de la flor cortada

  1. Un articulo muy interesante. Es importante cuidar al máximo todos los procesos en la flor cortada. Y suministrar al cliente final el producto y la información para que disfrute el mayor tiempo posible de su arreglo floral.
    Saludos.

    1. Cierto. Es importante que todos los miembros de la cadena (obtentor de nuevas variedades, productor, mayorista, floristería y consumidor final) pongan su granito de arena.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos desde Flores El Calé

  2. Bueno en primer lugar felicitar a Flores El Calé por este blog que cada día crece con mejor contenido, este artículo en concreto está muy bien. Por otro lado queremos aportar nuestra experiencia sobre la temperatura apropiada para mantener las Rosas en cámara frigorífica, nosotros las mantenemos en un rango entre +8 y +11 grados, si bajamos la temperatura por debajo de +6 grados se puede estropear. Conservándolas bien y con unas buenas manos de florista se pueden hacer unos estupendos ramos de rosas que los clientes agradecerán mucho. Un saludo.

    1. Perdona José Ramón, pero se había quedado olvidada esta respuesta nuestra: Muchas gracias por tus buenas palabras hacia el blog, por participar en el mismo y por tus comentarios sobre cómo conservar las rosas. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *